Dientes amarillos: 5 causas y cómo prevenirlas todas

Aunque cada persona tiene un tono distinto en la dentadura, tener los dientes amarillos se asocia generalmente a malos hábitos de higiene y a consumo de tabaco o café. Sin embargo, no tiene por qué ser así; sencillamente no todo el mundo tiene los dientes blancos de manera natural o bien el tono se va deteriorando con la edad.

Por ello, tener una sonrisa blanca y brillante se ha convertido en un requisito estético más y por eso cada vez más personas optan por tratamientos de blanqueamiento dental.

A continuación encontrarás diferentes causas de ese tono amarillento y posibles soluciones.

dientes amarillentos

Causas genéticas

Hay un importante factor determinante del color de nuestra dentadura que no está en nuestras manos: la genética. De nuestros padres heredamos ciertas características del esmalte de nuestros dientes, como el grosor de la capa del esmalte, que cuanto más fina es, más amarillos son los dientes.

Por tanto, el color de los dientes depende de cada persona, no todo el mundo tiene los tiene totalmente blancos de forma natural.

Además, existen algunas enfermedades congénitas que pueden provocar defectos en el esmalte o en la dentina, haciendo que los dientes adquieran un tono amarillento e incluso marrón, como por ejemplo la dentinogénesis o la amelogénesis imperfecta. También las alteraciones endocrinas de hormonas tiroideas influyen en el color, pudiendo provocar manchas en los dientes.

Otro factor importante es la edad, algo inevitable que va desgastando poco a poco los dientes en un proceso de desmineralización dental.

Alimentos

Las bayas de colores oscuros

Efectivamente, todas las bayas, arándanos, moras, frambuesas, pueden manchar los dientes. Esto no significa que no debas consumirlas, sino que deberás tener especial cuidado en tu higiene dental después de comer bayas y enjuagarte bien.

Los polos de naranja

El efecto de los polos morados, rojos o azules se ve enseguida porque también manchan la lengua y los labios, pero el colorante naranja también mancha la dentadura, aunque no sea tan visible.

El ketchup

Esta salsa tiene un alto contenido en azúcar y además se elabora con curry, comino y cúrcuma, unas especias que pueden manchar los dientes. Para evitar su efecto, bebe agua tras consumir ketchup y recuerda enjuagarte bien la boca cuando te cepilles los dientes.

Bebidas

Té y café

El té negro y el café son las bebidas con mayor fama de ser causantes del desgaste del tono dental. Sin embargo, el té verde también contiene una pigmentación que puede amarillear los dientes. Esos pigmentos se filtran a través de los poros de nuestros dientes, conocidos por los dentistas como «canalículos dentarios».

El vino

Parece obvio que el vino tinto puede teñir los dientes, pero también el vino blanco puede decolorarlos debido a sus taninos.

Los refrescos

Da igual si tienen azúcar o no, los refrescos decoloran nuestra sonrisa. Tampoco son nutritivos, así que sí deberías evitarlos en general.

Algunos medicamentos

Hay ciertos antibióticos, como la doxiciclina y la tetracilina, que decoloran los dientes y «producen un color pardo estriado» sobre todo cuando se consumen en la infancia. En la edad adulta los medicamentos con más impacto sobre la dentadura son los antidepresivos y los antihistamínicos, como la difenhidramina.

Paradójicamente, los enjuagues bucales o colutorios dentales también pueden hacer que nuestros dientes amarilleen, así como los empastes metálicos, debido a la amalgama de plata que se utiliza y que contiene unos pigmentos que se filtran en el diente y modifican su tonalidad.

La famosa endodoncia consiste en extirpar la pulpa dental y después rellenarla cuando hay fracturas en piezas dentales. Al matar el nervio del diente, éste se oscurece. Cuando hay sangre coagulada, el diente se oscurece desde dentro.

Malos hábitos de higiene y de consumo, como el tabaco

Estas son las causas más populares acerca de la coloración amarilla de los dientes. Desde luego, no llevar una adecuada higiene bucodental de manera diaria puede ser origen de manchas y color amarillo en la dentadura. Ya no sólo por estética, sino principalmente por salud y para evitar problemas graves y dolorosos, es conveniente adquirir un buen hábito de higiene.

Otro hábito que contribuye de manera significativa a la coloración dental es el consumo de tabaco. Por esta y por multitud de razones más, deberíamos evitar consumirlo.

Cómo podemos blanquear los dientes

Por supuesto también existe la opción de acudir a un profesional y recibir un tratamiento de blanqueamiento dental. Es importante recordar que los métodos caseros o en salones de belleza no tienen la capacidad terapéutica que tienen los tratamientos realizados por dentistas. En cuanto a los remedios caseros igual has oído hablar del método de bicarbonato con limón, lo cual es como «frotar el diente con papel de lija». También es frecuente ver publicidad sobre dentífricos blanqueadores, pero resulta que contienen micropartículas de plástico, por lo que es un producto peligroso para el medio ambiente.

Algunos de los métodos que están utilizando hoy en día los dentistas en el blanqueamiento dental ambulatorio, que consiste en una férula en la cual se aplica un gel blanqueador y se deja actuar durante un tiempo previamente indicado por el dentista, y el blanqueamiento dental láser o por fotoactivación, que produce menos sensibilidad y molestias que el láser. Es importante recordar que en las 24-48 horas siguientes al tratamientos hay que evitar los alimentos y bebidas que hemos nombrado anteriormente.

Ahora que existe una obsesión generalizada por tener los dientes perfectamente blancos, muchas personas piden tonos de blanco que simplemente no son naturales en los dientes. No puedes exigir tener la sonrisa de un blanco sanitario que no quede artificial.

A pesar de todo, con el paso del tiempo, en mayor o menor medida, los dientes se desgastan y adquieren una tonalidad más amarillenta. Pero podemos prevenir que nuestra dentadura tenga manchas y un color amarillo mediante la adquisición de unos adecuados hábitos de higiene y de alimentación.

PIDE CITA
pide citaPIDE CITA