Cómo evitar la caries en los dientes de leche

Las caries son uno de los problemas dentales más comunes en la población, y todos conocemos a alguien que tiene alguna, incluso es probable que las hayamos padecido nosotros mismos. Las tenemos bastante asumidas como problemas de salud dental en nuestra franja de edad, pero por alguna razón pensamos que es distinto para los niños.

Muchas veces las caries se conciben como un problema de la edad adulta, o se les da menos importancia porque los dientes de leche son temporales y se consideran un problema menor, pero lo cierto es que son un problema a tener en cuenta y pueden llevar a otras complicaciones dentales de cierta importancia.

¿Es posible tener caries en un diente de leche?

Los dientes de leche son los primeros dientes que tenemos a lo largo de nuestra vida. Pensamos en ellos como un tipo de diente distinto a los que tienen los adultos, y si bien es cierto que existen ciertas diferencias, a efectos de salud dental son muy similares, especialmente para algunas enfermedades concretas.

Las caries son causadas por el deterioro del esmalte del diente, que es la capa exterior que protege a nuestro diente. Si se deteriora lo suficiente el diente queda expuesto y pueden formarse pequeños agujeros o cavidades en el mismo que es a lo que se denomina como caries.

Ahora bien ¿cuáles son las causas?

Causas de caries dental infantil

La principal causa son las bacterias que viven en nuestra boca, y en esto los niños no se diferencian en absoluto de nosotros. Sus bocas albergan bacterias igual que cualquiera de las nuestras. Las bacterias en sí no son un gran problema, pero pueden alterar la composición química de ciertos restos de comida que pueden quedar en nuestros dientes.

Seguramente ya sepáis a estas alturas que tipo de alimentos favorecen la caries, pero para recordarlo: El azúcar encabeza la lista. Los cereales, la leche, algunos zumos de fruta y comidas similares también son susceptibles a estos cambios químicos que producen las bacterias.

Esta comida acaba transformándose en ácidos a través de la acción bacteriana, y son estos ácidos los que son capaces de deteriorar el esmalte dental.

Como veis, ninguna de estas causas excluye a los niños, por lo que es perfectamente posible que padezcan este tipo de enfermedad en su dentadura provisional.

Cómo evitar la caries en los dientes primarios

Primeras señales de un problema de caries:

Lo más importante es observar si los dientes del niño presentan manchas blancas de pequeño tamaño, y esta es la señal más temprana que podemos citar. Si el problema o el factor de riesgo no se soluciona, se formará una cavidad de pequeño tamaño y color marrón claro, que de continuar así se convertirá en una más oscura y con mayor profundidad.

Además de las señales visuales, deberíamos sospechar si el niño se queja de que le duele el área cercana al diente, o si tiene sensibilidad a comidas concretas. La sensibilidad dental a la temperatura también es una señal, y debemos fijarnos si el niño presenta molestias ante alimentos y bebidas especialmente frías o calientes.

Pero ¿qué podemos hacer para prevenir una caries?

La higiene es una de las principales medidas disponibles para lidiar con este problema, y como no podía ser de otro modo el cepillado forma parte fundamental de la misma.

Contrariamente a la creencia popular, el cepillado puede comenzar tan pronto como aparezca el primer diente de leche. Si el niño es menor de tres años disminuiremos la dosis de pasta de dientes al tamaño de un grano de arroz, y a partir de los 3 años podemos empezar a usar cantidades del tamaño de un guisante.

A partir de los dos años el uso de hilo dental también es altamente recomendable para mantener una higiene completa.

Además de la higiene, la dieta es una parte fundamental de la prevención, ya que como hemos mencionado antes, el deterioro de los dientes se produce a través de la transformación química de algunos alimentos. Los azúcares y cualquier tipo de snack prefabricado que sea dulce son las principales comidas que debemos intentar darle a nuestros hijos si queremos mantener sus dientes libres de caries.

Los zumos también suelen ser susceptibles de causar problemas ya que muchos de los compuestos que contienen favorecen la aparición de caries. Si tu hijo duerme con una botella de líquido, procura que siempre sea agua y evita los zumos o la propia leche.

A partir del primer año de vida es bueno realizar un control con su dentista habitual, y es altamente recomendable programar limpiezas semestrales para ayudar a mantener la dentadura de los más pequeños en buen estado.

Posibles tratamientos para la caries en dientes de leche

En el caso de que nos demos cuenta de que nuestro hijo tiene una caries, debemos acudir de inmediato a nuestra clínica dental de confianza.

Si la enfermedad ha llegado al nervio, se denomina pulpotomía, en caso contrario el tratamiento a seguir es una obturación con un empaste.

En el caso de que la caries pueda afectar a los dientes definitivos, o dientes permanentes, se pueden colorar unas coronas para mantener el espacio.

En última instancia, y solo cuando no queda más remedio, se procede a la extracción del diente afectado dejando unos mantenedores de espacio para que no haya problemas futuros en la dentición definitiva.

 

PIDE CITA
pide citaPIDE CITA