Por qué te sangran las encías y por qué es tan importante solucionarlo

El sangrado de encías es algo a lo que mucha gente está acostumbrada, sobre todo a la hora de cepillarse los dientes. Muchas veces no le damos importancia, pero ¿es buena idea ignorar estos síntomas? Te contamos las causas de la enfermedad de las encías, y que consecuencias puede tener sobre tu propia salud.

¿Por qué me sangran las encías?

por qué me sangran las encías

Hay numerosos motivos que pueden causar el sangrado: Las encías son una parte delicada de nuestra boca, y se pueden ver afectadas por multitud de hábitos, algunos tan comunes como un cepillado demasiado enérgico.

  • Lo cierto es que el factor más habitual es la acumulación de sarro y placa entre los dientes y la encía. Esto debilita la encía, y la hace más propensa a inflamarse, lo cual facilita su sangrado especialmente durante el cepillado de dientes, cuando se ve sometida a más fricción y agresión externa.
  • Tampoco podemos descartar otros motivos de salud: La deficiencia de vitamina K es una de las causas para el sangrado de las encías. Esto se debe a que la vitamina K es la responsable de los procesos de coagulación, entre otras funciones.
  • Otra vitamina que puede ser causante de sangrados es la vitamina C. Al igual que con la vitamina K, una deficiencia de vitamina C es determinante en la aparición de heridas en las encías. Esto se debe a que la vitamina C es la responsable de reparar daños formando colágeno, el tejido que forma las cicatrices cuando el cuerpo recibe una lesión.
  • Los anticoagulantes pueden favorecer el sangrado de las encías por la misma razón, y las alteraciones hormonales como la menopausia o el embarazo también pueden causar efectos similares.
  • Otra de las sustancias que causa problemas a las encías es el tabaco: El humo es un agente irritante, y las encías pueden responder con una tendencia inusual a inflamarse. A pesar de no ser el único problema que puede causar el tabaco en nuestra salud dental, si que se trata de uno de los más frecuentes.

Existen causas muy diversas para el sangrado de las encías, y a veces es difícil ver lo que está causando el sangrado en una persona concreta, aunque muchas veces se trata de varios de estos problemas al mismo tiempo.

¿Por qué es peligrosa la enfermedad de las encías?

Relación entre las encías y los problemas del corazón

El sangrado de encías indica un problema dental, dado que son parte importante de nuestra boca y el hecho de que se debiliten o desprotejan puede dar lugar a numerosos problemas a largo plazo.

Pero el sangrado de encías no solo representa una amenaza para nuestra boca, y va mucho más allá de lo que pensamos.

El sangrado de encías, como cualquier sangrado, surge a raíz de una herida. En este caso son pequeñas heridas en la encía, y tendemos a considerarlas poco preocupantes dado su tamaño. Pero siguen siendo heridas, y como tal, focos de infección y puntos de entrada para multitud de pequeñas bacterias y organismos invasores.

En el caso del sangrado de encías, nos preocupan ciertas bacterias agresivas que pueden acceder al torrente sanguíneo a través de estas heridas. Una vez allí, pueden alterar algunos procesos, siendo el más importante el proceso de inflamación.

A pesar de que la inflamación es un sistema de defensa de nuestro propio organismo, estas bacterias pueden causar un mal funcionamiento del mismo, hasta el punto de causarnos problemas cardiovasculares como ictus, infartos, coágulos y demás problemas relacionados con dicho sistema de defensa.

Las bacterias influyen en este proceso a través de los “mediadores inflamatorios”, que son los reguladores del proceso de inflamación presentes de manera natural en nuestra sangre. Cuando la bacteria accede al torrente sanguíneo, es capaz de aumentar el número de mediadores inflamatorios, causando así los problemas cardiovasculares.

Esto no implica que el sangrado de encías conlleve irremediablemente a problemas cardiovasculares, pero sí que es un factor de riesgo y aumenta considerablemente la probabilidad de que se presenten.

Las enfermedades coronarias no son la única consecuencia que el sangrado de las encías puede tener en nuestra salud, pero sí una de las más graves, y se considera un ejemplo claro de por qué no podemos tomarnos el sangrado de encías a la ligera.

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestras encías?

Como ya hemos mencionado anteriormente, la higiene es nuestro mayor aliado a la hora de proteger nuestras encías y asegurarnos de que están sanas. Los hábitos de higiene ayudan a prevenir el sarro y la placa, dos de los principales causantes de la enfermedad de las encías.

No es cuestión de tratamientos, sino de hábitos correctos y de un estilo de vida que prevenga estos problemas.

El cepillado de los dientes es la primera medida, y la que nos viene a la mente de manera inmediata. Es importante ser diligentes con el cepillado, y tener cuidado de hacerlo con movimientos firmes pero no muy bruscos. El cepillado es una parte fundamental en la prevención del sarro y la placa, pero un cepillado agresivo puede contribuir al problema o agravarlo si ya se ha presentado

El hilo dental, o el uso de un enjuague bucal de manera habitual son medidas que contribuirán a nuestra higiene, y que complementan el cepillado para asegurarnos de que no se presenta ningún problema.

Por último, es importante realizar revisiones periódicas, al menos una vez al año. El instituto dental ImplantoStetic realiza limpiezas bucales y puede ayudarnos con cualquier revisión que necesitemos para mantener nuestra salud dental al día.

Tanto para el sangrado de encías como para muchos otros problemas dentales, la higiene es la primera barrera de defensa de la que disponemos.

Si tienes dudas al respecto, o te interesa aprender más sobre otros problemas dentales y sus soluciones, no dudes en contactar con nosotros.

PIDE CITA
pide citaPIDE CITA