¿Te duele la cabeza o la espalda? Puede que sufras bruxismo y no lo sepas

Hay veces que nos duele la cabeza, las cervicales o la espalda en general, y no sabemos por qué. En muchas ocasiones la explicación la podemos encontrar en un tipo muy común de trastorno: el bruxismo. 

Como hemos dicho, es un trastorno del sistema de masticación caracterizado por apretar o chirriar los dientes, generalmente de manera inconsciente. Como consecuencia del desplazamiento continuado de unos dientes sobre otros puede aparecer el síndrome miofascial de la articulación temporomandibular o ATM, y afecta a casi un 30% de la población, aunque casi no se diagnostica porque se suele expresar en forma de dolores que son tratados por otras vías, como los dolores de cabeza o cervicales.

Este trastorno está regulado por el Sistema Nervioso Central y tiene más efectos sobre nuestra salud de los que podríamos pensar. El bruxismo puede ser la causa de dolores de cabeza, dolores de espalda y dolores en las cervicales, así como múltiples problemas dentales. Además, el rechinar los dientes con mucha presión genera un sonido muy desagradable para las demás personas.

Existen tres grados de afectación (Wikipedia: clasificación del bruxismo)

  • Grado I (hábito incipiente): se produce durante poco tiempo y a veces ocasionalmente, por lo que es reversible y suele desvanecerse sin necesidad de tratamiento.
  • Grado II (hábito establecido): puede ser reversible si es tratado, ya que en este estadio la ansiedad se encuentra presente como principal desencadenante.
  • Grado III (hábito poderoso): el bruxismo es excesivo e irresistible, aparece incluso cuando el sujeto es consciente. Se producen lesiones de considerable magnitud, pudiendo ser permanentes.

Las causas del bruxismo no están del todo claras, pero el estrés y la ansiedad son los factores desencadenantes más importantes, aunque también influyen una inadecuada alineación de los dientes, mala alimentación, los hábitos de sueño, etc.

bruxismo

Dolor de cabeza y bruxismo

La tensión y la presión generadas al apretar los dientes unos contra otros irradian hacia la cabeza y la frente. Por eso es frecuente que algunos de los pacientes que refieren cefaleas o migrañas sufran de bruxismo y no sean conscientes de ello porque la principal manifestación se produce a nivel de dolor de cabeza, en forma de dolor en la mandíbula o incluso chasquidos en el oído.

El dolor asociado a bruxismo es bastante potente en los laterales de la cara, siguiendo el nervio trigémino. Debido al trayecto que hace este nervio y a la presión en la articulación temporomandibular, que une el cráneo y la mandíbula, puede coexistir dolor en el oído, dolor al tocar la oreja, sensación de ruidos o de tener el oído taponado.

Todas estas manifestaciones están principalmente relacionadas con el bruxismo nocturno, ya que los pacientes refieren dolores de cabeza, en la cara y en los dientes desde que se despiertan por las mañanas.

Dolor de cervicales y bruxismo

Con frecuencia, la presión que produce el rechinar de dientes irradia hacia el cuello, pudiendo aparecer dolor en las cervicales y contracturas musculares a nivel de la musculatura de la cintura escapular, especialmente en el trapecio, pudiendo aparecer también dolor en los hombros e incluso hasta la mitad de la espalda.

No es extraño que aparezcan los ya conocidos nudos en los músculos, puntos que al ser presionados desencadenan el dolor al cual se refería el paciente. Este dolor está más asociado al bruxismo diurno, ya que en situaciones de estrés y ansiedad durante el día, la tensión que sentimos puede hacer que mantengamos las mandíbulas fuertemente apretadas y una postura forzada, especialmente durante el trabajo y/o el estudio, lo que favorece la aparición de dolores y contracturas.

Síntomas generales de bruxismo: 3 señales de alerta

Deterioro del esmalte dental

El continuo choque de dientes provoca un importante desgaste del esmalte que los protege. Por eso podrías sentir sensibilidad dental extrema al tomar bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes. Una consecuencia más grave de este desgaste es la fractura de las piezas dentales.

Debilitamiento de las encías

Puede aparecer retracción gingival y gingivitis (inflamación de la encía), pudiendo provocar a su vez sangrado.

Dolor bucal y maxilar

Puede ser un síndrome muy incapacitante que provoque dolor al hablar o al comer y limitando la apertura y movimiento de la boca.

Si todavía tienes dudas acerca de si podrías padecer bruxismo, te recomendamos responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Te duele la mandíbula cuando te despiertas?
  • ¿Has sufrido o sufres limitaciones en el movimiento bucal?
  • ¿Sientes crujidos en la mandíbula cuando comes o hablas?
  • ¿Tienes problemas para cerrar correctamente la boca?
  • ¿Tienes los dientes desgastados?
  • ¿Has sufrido algún traumatismo cervical o en la mandíbula?
  • ¿Tienes dolores de cabeza habituales?

Tratamiento para problemas de ATM y bruxismo

Tradicionalmente se han empleado unos protectores dentales o férulas para evitar su aparición durante el sueño. Sin embargo, no siempre funcionan o, más bien, no es el tratamiento definitivo, ya que se limita a tratar el dolor, que es el síntoma del bruximo, no la causa, por lo que el trastorno no desaparece con el uso de férulas.

Aunque es cierto que no existe un tratamiento que elimine el trastorno de manera directa y definitiva, como con todo dolor, el tratamiento debe ser multidisciplinar: los dentistas son los que suelen descubrir el bruxismo, los otorrinolaringólogos descartan cualquier problema del oído, los maxilofaciales controlan la articulación y suelen indicar las férulas. También es importante el papel de los psicólogos, que enseñan técnicas de control de estrés y relajación y tratan la posible ansiedad causante del bruxismo.

Los médicos rehabilitadores se ocupan de hacer desaparecer la contractura, mejorar la movilidad de la boca y evitar que se vuelva a producir devolviendo una apertura bucal adecuada para comer y hablar. Aun así, lo más recomendable es acudir al dentista para determinar si existe un problema de bruxismo y conocer las mejores opciones de tratamiento.

Los profesionales cuentan con otras herramientas para combatir este síndrome, como los fármacos relajantes musculares, ansiolíticos, la toxina botulínica, analgésicos, etcétera. En caso de no responder a ningún tratamiento, lo cual no es habitual, habría que hacer uso de la cirugía artroscópica. 

Como parte de la modificación de hábitos que pueden influir, se recomienda evitar el consumo de alimentos y bebidas excitantes, realizar masajes mandibulares y utilizar una buena almohada, y vigilar la postura durante el día. También es recomendable hacer deporte unas tres veces por semana y evitar morderse las uñas, masticar chicle, masticar por un solo lado, respirar por la boca o adoptar posturas forzadas, como sujetar el teléfono con el mentón.

Por supuesto, es muy importante mantener una adecuada higiene bucodental y visitar periódicamente a un profesional para obtener diagnóstico y tratamiento cuanto antes.

Si tienes alguna duda o sufres de bruxismo, en la Clínica Dental Implantostetic estarán encantados de atender cualquier consulta, son expertos en prevenir dicho trastorno y paliar sus consecuencias.

PIDE CITA
pide citaPIDE CITA